La fuerte competencia que existe entre las empresas por conquistar, incrementar y/o mantener porciones de mercado, exige la máxima concentración en las propias habilidades y dejar aquellas que no se poseen en manos de terceros expertos.

Bien utilizada, la tercerización puede significar una importante herramienta estratégica para la empresa, pero, como en todas las actividades, existen argumentos a favor y otros en contra.

La tercerización de servicios ocupa un lugar cada vez más importante como parte de las estrategias de una empresa, independientemente del tamaño que esta tenga y se puede aplicar a cualquier área de negocios.

 

La tercerización de las finanzas en mi empresa

La incertidumbre es un tema de alta preocupación para cualquier empresa. No saber con certeza el rumbo que pueden tomar algunas variables de la economía nacional o mundial, resta margen de maniobra a una empresa, sobre todo a las de menor tamaño y compromete su rentabilidad.

Por lo general, las Pymes carecen de estructuras que les permitan hacer un seguimiento periódico de sus objetivos, como sí lo hacen las grandes empresas, por eso es que sus esfuerzos están concentrados en resolver los problemas operativos diarios y generales de la empresa.

En esta situación, el empresario debe concentrarse exclusivamente en los aspectos de gestión que hacen a la supervivencia de su empresa, de manera tal que no le queda tiempo para dedicarse a atender la parte financiera, lo que además requiere de conocimientos especializados que comúnmente no posee y mucha dedicación.

Como respuesta a esta necesidad surge la figura del Outsourcing Financiero, el asesoramiento financiero externo y permanente para empresas. Quienes se dedican a esta actividad concentran su accionar en el análisis, diagnóstico e identificación de debilidades internas de la empresa, la detección de necesidades del público objetivo y, como su especialidad es el estudio del mercado, proponen cuáles son las soluciones para que la empresa genere valor.

Este asesoramiento permanente le otorga a la planificación y al monitoreo de las medidas propuestas una relevancia particular, ya que permite corregir los desvíos que se apartan de los objetivos marcados.

Las empresas que tercerizan el asesoramiento financiero obtienen una ventaja competitiva adicional que las diferencia de otras y disponen de una herramienta estratégica fundamental para encarar con éxito asegurado sus negocios.

 

Tercerización financiera para mi empresa: mitos y realidades

Es muy común, cuando surge algún tema que es novedoso y no se le conoce en profundidad, que comiencen a circular versiones colmadas de percepciones personalizadas, algunas de ellas acertadas y otras que son falsas creencias.

Como no podía ser de otra manera, con la tercerización de servicios, en general y con la tercerización de las finanzas de una empresa, en particular, hay mitos y realidades.

Conocer la verdad e identificar los mitos, permitirán a una empresa saber que la decisión que se está tomando es la conveniente.

 

ENTONCES, LA TERCERIZACIÓN DE LAS FINANZAS…

Conlleva a un desentendimiento de la empresa. FALSO. La tercerización entraña un trabajo en equipo, con actividades orientadas a mejorar la integración, otras de capacitación y todas encaminadas a lograr un entorno de trabajo más cooperativo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *