El análisis financiero (también conocido como análisis de los estados financieros, análisis contable o análisis de finanzas) es el análisis, generalmente a través de técnicas, métodos o herramientas especiales, de información económica y financiera de una empresa proporcionada básicamente por sus estados financieros.

 

Los análisis financieros permiten obtener información acerca de la situación económica y financiera de la empresa. Es decir, capacitan al profesional para orientar sus decisiones hacia estrategias más favorecedoras tanto a largo como a corto plazo.

¿QUIÉN REALIZA EL ANÁLISIS FINANCIERO?


ANÁLISIS DE LOS ESTADOS FINANCIEROS EN GENERAL.

El análisis de los estados financieros en general consiste en analizar e interpretar la información proporcionada por los estados financieros de una empresa de manera directa; es decir, sin utilizar ninguna técnica, método o herramienta en particular, sino simplemente con la lectura e interpretación de dicha información.

 

       Balance general: en el balance general se analizan los activos, los pasivos y el patrimonio con los que cuenta la empresa, por ejemplo, con el fin de saber cuánto y en qué ha invertido, qué tan bien está gestionando sus pasivos, y a cuánto asciende su patrimonio.

       Estado de resultados: en el estado de resultados se analizan los ingresos, los gastos y el beneficio o pérdida que ha tenido la empresa, por ejemplo, con el fin de saber si está generando suficientes ingresos, si está gastando demasiado, y si está generando utilidades o gastando más de lo que gana.

 

       El Estado de flujo de efectivo (EFE) es el estado financiero que muestra el flujo de efectivo generado por la empresa durante su ejercicio económico, especificando no sólo la variación sino también las causas de los cobros y pagos producidos durante el periodo. Informa de la realidad monetaria de la empresa y sirve de nexo para que el usuario acabe de tener una visión completa relacionando este estado con el balance y la cuenta de pérdidas y ganancias.


ANÁLISIS HORIZONTAL.

Cuando se hace un análisis horizontal de un estado financiero cualquier como balance general o estado de resultados, se hace un comparativo horizontal de los valores de dos periodos comparables.

Esto nos permite identificar y determinar los cambios o variaciones que ha sufrido cada rubro del estado financiero con respecto al año o periodo anterior con el cual se está haciendo la comparación.

Es el análisis que permite determinar si el comportamiento de la empresa en un periodo fue bueno, regular o malo.

ANÁLISIS VERTICAL.

El análisis vertical de los estados financieros consiste en determinar el peso proporcional (en porcentaje) que tiene cada cuenta dentro del estado financiero analizado. Esto permite determinar la composición y estructura de los estados financieros.

 

El análisis vertical es de gran importancia a la hora de establecer si una empresa tiene una distribución de sus activos equitativa y de acuerdo a las necesidades financieras y operativas.

ANÁLISIS DE LOS RATIOS FINANCIEROS.

Los ratios financieros son razones, indicadores o índices que miden la relación que existe entre dos cuentas o partidas de los estados financieros de una empresa, especialmente, del balance general y el estado de resultados.

El análisis de los ratios financieros, al medir estos la relación que existe entre dos cuentas o partidas de los estados financieros, nos permite realizar un análisis más profundo de estos al que lograríamos si los analizáramos directamente.

Los ratios financieros se clasifican en:

       Ratios de liquidez: miden la disponibilidad de efectivo que tiene la empresa, o la capacidad que esta tiene de cancelar sus obligaciones o deudas a corto plazo.

       Ratios de endeudamiento o de solvencia: miden la relación que existe entre el capital ajeno (fondos o recursos aportados por los acreedores), y el capital propio (fondos o recursos aportados por los socios o accionistas, y lo que ha generado la propia empresa), así como también el grado de endeudamiento de los activos.

       Ratios de rentabilidad: miden la rentabilidad de la empresa en relación con el activo, el patrimonio y las ventas.

       Ratios de gestión u operativos: permiten evaluar la eficiencia de la empresa en sus cobros, pagos, inventarios y activo.