Errores comunes al calcular los indicadores financieros

Cuando realizamos un análisis de la salud financiera de la empresa a través de los indicadores financieros, podemos identificar cuáles son las fortalezas y las debilidades que presenta la situación financiera de una compañía, sin embargo, los analistas deben tener especial cuidado al momento de evaluar las cifras de las empresas y no dejar nunca de lado el análisis de las cuentas que componen cada indicador, para tener una interpretación mas acertada sobre la empresa.

Errores comunes:

1. Suponemos que una razón corriente alta y un capital de trabajo positivo, es sinónimo de una buena liquidez para la empresa, no obstante, si el activo corriente está compuesto principalmente por cuentas por cobrar incobrables e inventarios obsoletos, la empresa seguramente tendrá problemas de liquidez.

2. Cuando analizamos la liquidez de la empresa, es necesario revisar que se está llevando al pasivo de largo plazo, si las cuentas del pasivo se encuentran mal clasificadas, pueden afectar este tipo de indicadores y dar una visión errada de la capacidad que tiene la empresa de asumir sus obligaciones a corto plazo.

3. Tener un indicador de capital de trabajo elevado no siempre es bueno, esto implica tener efectivo ocioso y un costo de financiamiento implícito.

4. Al calcular los días de promedio de pago y de cobro, se debe calcular solo con las compras y ventas a crédito. Tomar el total de las compras y ventas pueden generar un resultado erróneo de las cifras. 

5. Al calcular el ciclo de conversión de efectivo es necesario revisar si existe apalancamiento con clientes a través de anticipos, puede mostrar un ciclo de conversión muy alto, pero existe este tipo de apalancamiento que no se está contemplando y podría mejorar el análisis.

6. Teniendo en cuenta la actual crisis económica, los analistas financieros al momento de evaluar la situación de la empresa, no pueden dejar atrás los análisis cualitativos del negocio.

El análisis de los indicadores financieros constituye una herramienta más efectiva para evaluar el desempeño económico y financiero de una empresa, las relaciones cuantitativas de los datos aportados por la contabilidad son fundamentales para estos diagnósticos, pero no son suficientes sin un correcto análisis e interpretación de los resultados.

¿ROE vs. ROI?

Medir la rentabilidad de las empresas es uno de los retos que día a día afrontan los empresarios y gerentes financieros, principalmente en las pequeñas empresas y PYMES, debido a el desconocimiento en la interpretación de indicadores financieros clave.

Analizar la rentabilidad de tu compañía, mediante ratios financieros ayuda a orientar decisiones futuras, teniendo en cuenta el desempeño obtenido y estructurar estrategias enfocadas hacia el crecimiento, apalancados en una medición efectiva de cómo va tu negocio.

Antes de iniciar a medir la rentabilidad de tu negocio, debes primero definir cuáles son tus objetivos y saber en qué etapa se encuentra tu empresa, porque una medición efectiva de la rentabilidad de tu organización dependerá del tiempo de consolidación, la actividad económica a la que pertenece o si la empresa se encuentra en búsqueda de inversión.

Algunos de los indicadores clave para medir la rentabilidad financiera o beneficio obtenido después de realizar alguna inversión, tanto en proyectos o una línea de negocio especifico son:  el ROI “Return on investment”, es un indicador que mide la relación entre la ganancia obtenida y la inversión de un negocio, contempla el beneficio antes de gastos financieros e impuestos y el activo total.

Y el ROE “Return on Equity”, este indicador mide el rendimiento neto que ofrece la empresa sobre el patrimonio u fondos propios, es decir, cuanto gano realmente sobre la inversión realizada.  El ROE es el indicador más utilizado para analizar el nivel de rentabilidad de las empresas.  Cuanto más elevado sea el ROE, mayor será el beneficio obtenido y valor para los accionistas.

Tener clara la diferencia entre ambos conceptos e indicadores para analizar la situación real de tu compañía y una adecuada proyección y estrategia corporativa, te ayudará a tener mejores resultados en tus indicadores de desempeño y gestión.

Si tienes dudas respecto a cómo controlar y medir de manera adecuada la rentabilidad, liquidez y apalancamiento de tu empresa, cuentas con el acompañamiento financiero y contable de Equity Advisors, agenda una cita con un especialista aquí

La guía perfecta de indicadores financieros para tu empresa.

Los indicadores financieros son considerados como la herramienta principal al momento de hacer el análisis financiero; estos nos dan información clara sobre la salud financiera que ha tenido la empresa a lo largo de su vida, facilitando así el trabajo al momento de querer hacer proyecciones y detectar tendencias. Existe un gran número de indicadores (también llamados índices o ratios financieros), con los que puedes realizar un análisis exhaustivo de tu empresa, sin embargo, hay que tener en cuenta que no todas las empresas son iguales y, por lo tanto, los indicadores requeridos y su interpretación variarán en cada caso. No obstante, existen unos indicadores financieros que son principalmente importantes, ya que son los más usados gracias a que aportan información básica y muy importante sobre cualquier compañía:

Indicador de rentabilidad: Este es uno de los tipos de indicadores más utilizados en muchas empresas. Permite analizar las ganancias en comparación a las operaciones realizadas, lo que aporta datos sobre si dichas operaciones están siendo rentables o no para la compañía. Además, también aporta información sobre varios factores externos e internos. Para calcularlo se deberá dividir la utilidad neta entre el activo o el patrimonio asignado.

Indicador de liquidez: Este indicador define la capacidad de pago de las diferentes responsabilidades que asuma la empresa con todas las partes interesadas; En otras palabras, muestra la capacidad que tiene la empresa de convertir los activos en dinero para afrontar el pago de las deudas contraídas. Para calcularlo basta con dividir los activos corrientes entre los pasivos corrientes.

Indicador de endeudamiento: Este indicador muestra la capacidad de la empresa para endeudarse con terceros y afrontar estas deudas. Una forma de calcularlo es dividiendo los pasivos totales entre los activos totales de esta forma, se podrá calcular el porcentaje de participación de la totalidad de acreedores dentro de la empresa, sin discriminación alguna del tipo de acreedor: proveedores de materias primas, el Gobierno Nacional (impuestos pendientes de pago), entidades financieras, entre otros.

Para finalizar, recuerda que al momento de interpretar estos indicadores se debe realizar dos tipos de comparación: Por un lado, se debe comparar a la empresa con sus propias cifras históricas y tomar decisiones a partir de los criterios que se definan para cada caso; y por el otro, se debe comparar a la empresa con otras del mismo sector y dimensión, para conocer su nivel de competitividad.

¿Qué incluyen los ejemplos de presupuesto en una empresa?

El presupuesto es una herramienta que permite proyectar objetivos a nivel operativo y financiero durante un periodo determinado, y puede ser aplicado en la cotidianidad, como personas, gobiernos, entre otros; sin embargo, en este articulo trataremos un ejemplo del presupuesto de una empresa, más precisamente de la proyección del estado de resultados.

Durante los primeros meses del año es clave definir las metas de la compañía, dichos objetivos se pueden representar en el presupuesto de una empresa. El presupuesto de la empresa nos va a permitir marcar la ruta a seguir durante el periodo que queremos proyectar, preferiblemente de un año; de esta forma, podremos tener un control de los ingresos y egresos de la compañía.

Un presupuesto de una empresa puede ser realizado de diferentes formas, a corto o largo plazo, partir de un principal o ser la unión de las metas de las distintas áreas, flexible o fijo, entre otros; a pesar de esto, todos deben tener la proyección de:

CuentaDescripción¿Cómo proyectar?
(+) Ingresos operacionalesTodas aquellas entradas de dinero durante el periodo proyectado, que sean en producto de la operación.Puede ser:
1.Cuando se tienen proyectos ya determinados, proyectar en el mes a mes, el dinero a ingresar en cada periodo.

2. Cuando no se sabe con exactitud lo que ingresará, se determina la meta de ingresos del año y repartirlo según estacionalidades históricas.
(-) CostosInversiones que realiza la empresa para poder ofrecer un producto/servicio.Puede ser:
1. Si se tiene una empresa de producto, la forma más sencilla es tomar el costo como un porcentaje de los ingresos, tomando esta participación de los datos históricos.

2. Si es de servicio, el aumento del costo debe ser escalonado, se debe definir con qué subida del ingreso, el costo debe subir de nuevo.
(-) Gastos administrativosEgresos en los que se incurre para poder llevar a cabo la actividad económica de la compañía.Dependiendo del rubro que se este revisando, se va a aumentar un porcentaje de la cuenta con el IPC y otra parte con el aumento de los ingresos, los operacionales tienden a ser más fijos que variables, ejemplo: los arriendos no varían mucho de un año a otro.
(-) Gastos de ventasEgresos en los que se incurre para poder realizar ventas operacionales.Dependiendo del rubro que se esté revisando, se va a aumentar un porcentaje de la cuenta con el IPC y otra parte con el aumento de los ingresos, los operacionales tienden a ser más fijos que variables, ejemplo: las comisiones a comerciales dependen en gran medida del aumento en ventas.
(+) Ingresos / (-) Egresos no operacionalesAquellos ingresos/egresos que no afectan la operación, como rendimiento de un portafolio o los intereses de la deuda.Puede ser:
1. De igual forma que los gastos operacionales.

2. Definir el monto, si se sabe cuánto será el valor de las cuentas.
(-) Impuesto rentaEs el impuesto sobre la utilidad de la empresa.Es el porcentaje que determine la DIAN.

Ahora revisemos un ejemplo del presupuesto de una empresa de un año:

Una empresa tiene una meta de ingresos operativos de 1.000, con una estacionalidad de 30%, 20% y 50% en los tres periodos respectivamente, con un margen bruto de 30%, unos gastos administrativos y de ventas de aproximadamente 20 y 10 mensuales, respectivamente. Un ingreso no operacional de 10 mensual y un pago de intereses de 20 mensuales, año 2021 (Renta 31%).

De esta forma se puede hacer un presupuesto que nos permita llevar el control sobre lo que vaya pasando en nuestra compañía y poder tomar decisiones sobre el cumplimiento de nuestra herramienta.

¿Qué es la administración financiera?

La administración financiera consiste en la maximización de las utilidades de una compañía este proceso se puede realizar a través de evaluar y determinar la viabilidad de fuentes de financiación por métodos de evaluación de proyectos, proyecciones, presupuestos. Dependiendo del tamaño de la compañía las funciones de la gestión financiera y contable son ejecutadas al mismo tiempo por un contador, en otras estas funciones están divididas y son desempeñadas por roles diferentes, analista financiero, coordinador y/o gerente financiero, adicional estos cargos pueden estar directos o se pueden realizar por medio de un outsourcing.

La administración financiera, de hecho, posee un radio de acción muy amplio dentro de la empresa. Así, tiene a su cargo, movimientos claves de la empresa. Ella tiene a cargo la organización, planificación, dirección y control de los recursos financieros pertenecientes a la empresa.

Tipos de Administración Financiera

  1. Gestión financiera estratégica: Esta hace referencia a la planificación, dirección, control del desempeño y la posición de riesgo de la empresa, en especial a la asignación y organización de capital (estructura de capital).
  2. Gestión financiera operativa: Su principal función asegurar la liquidez financiera, garantizando un rumbo de los procesos de transformación operativa (plan financiero).

La posición de beneficio y riesgo constituye la cantidad previa de impuestos para asegurar la liquidez; por lo tanto, la administración financiera estratégica antecede a la gestión financiera operativa.

  • La herramienta más importante de la gestión financiera: es el análisis financiero para adaptar las decisiones financieras y de inversión a los factores de influencia relevantes.

Funciones de un gestor financiero

La principal misión de los gestores financieros es que, como responsables en la empresa, estos se encargan de la toma de decisiones más concernientes a la administración financiera. Además, es un rol esencial para el éxito de la compañía y de los procedimientos comerciales en razón de que la toma de decisiones que realice puede representar un aumento del valor de los socios, es decir, el progreso empresarial o por el contrario su descenso.

Aquellos gestores financieros que se ocupan por los dividendos por acción y no únicamente por las utilidades totales, son quienes suelen tener mejores resultados en la empresa.

Algunos secretos para hacer un excelente análisis financiero

El análisis financiero es una herramienta importante a la hora de evaluar una empresa o idea de negocio en cuanto la rentabilidad, escalamiento y viabilidad, este análisis no solo te ayudara a entender el estado actual sino a prever red lights de tu negocio en el corto-mediano plazo  resolviendo preguntas como: ¿Mi negocio es rentable?,¿Dónde puedo optimizar mis costos y gastos?,¿Cuál canal de ingresos tiene mayor participación en mi caja o ingresos?,¿Puedo sopesar los gastos con los ingresos promedio?,¿Podre pagar mis obligaciones a corto plazo?.

Para realizar estos análisis es clave y muy importante tener una contabilidad concisa. El análisis de estados financieros te permitirá sacar indicadores y ratios que ayudaran a diagnosticar y dar mayor visibilidad del estado actual y futuro. Algunos de estos indicadores y ratios ellos son:

  • Análisis vertical y horizontal[1], este te permitirá entender el comportamiento, tendencia y la carga porcentual respecto a los ingresos, al revisar la evolución y variación mensual de los ingresos, costos y el detalle de gastos.
  • Rentabilidad[2], evalúa mensual y anualmente la rentabilidad bruta, ebitda y neta, con ese análisis entenderás en que parte de la operación hay por hacer una mejor optimización de los costos y gastos directos o indirectos de la operación.
  • Revisión del flujo de caja, evalua semanal/quincenalmente el flujo de caja de tesorería. Si tienes una caja apretada revisa la política de recaudo, cuanto tiempo se demoran tus clientes en pagarte vs cada cuanto pagas a tus proveedores. Establece un ciclo que te permita recuperar cartera antes de pagar tus proveedores.
  • Indicadores de liquidez[3], revisa con cierta periodicidad como esta el capital de trabajo y razón corriente de tu empresa, esta te permitirá entender si tienes la capacidad de operar y cubrir las obligaciones a corto plazo.

[1] El cálculo para el análisis vertical es x rubro sobre Ingresos totales del periodo, el análisis horizontal es el valor del rubro del periodo sobre valor del rubro el periodo pasado () – 1.

[2] Margen Bruto son utilidad bruta sobre Ingresos totales del periodo, margen ebitda es utilidad operacional descontando amortización, depreciación, intereses e impuestos sobre los ingresos totales del periodo y el margen neto se calculo utilidad neta sobre ingresos totales.

[3] Capital de trabajo es activos corrientes menos pasivos corrientes. Razón corriente en activos corrientes sobre pasivos corrientes.

Estos dos indicadores se relacionan mucho con el flujo de caja de la empresa, si prevés bien la política de pago y recaudo podrás contar con una ratio mayor o igual a 1, de lo contrario incurrirás en necesidad de caja.

  • Endeudamiento[1], este es un indicador muy importante, recuerda que endeudamiento no solo es con bancos, también los son los proveedores de tu operación (Materias primas, honorarios, arrendamientos y todo lo que tengas por pagar). Es importante que el endeudamiento total este entre un rango del 50%-60% y el financiero menor al 50%.

Una vez hagas este análisis podrás de tomar decisiones estratégicas y financieras no solo para optimizar el manejo de los gastos y costos, sino para prever estancamientos financieros con tu operación.

No olvides estar muy cerca de los números de tu empresa para poder liderar tranquilo e informado. Cuentas con Equity Advisors para tus necesidades contables y financieras y si quieres puedes agendar una cita con un especialista aquí.


[4] El endeudamiento es el total de pasivos sobre el total de activos. Endeudamiento financiero es obligaciones financieras sobre total de pasivos.

¿Cómo una buena contabilidad ayuda a tomar mejores decisiones?

Son innegables los beneficios que ha traído consigo la contabilidad y el poder contar con información financiera en tiempo real, es una herramienta muy eficaz, que nos facilita la toma de decisiones, midiendo los resultados de las estrategias adoptadas. Una buena contabilidad, lleva el registro ordenado en forma cronológica de los hechos económicos que suceden en las empresas y se presenta en forma resumida a través de los estados financieros, para posteriormente, ser analizados en diferentes periodos de tiempo, mensual, trimestral, semestral y anual

La contabilidad, es el reflejo del negocio si se lleva de una manera correcta y responsable, podríamos también, de una manera acertada proyectar la situación financiera de la empresa, para después poder medir y analizar los resultados.

Teniendo clara la situación actual de la compañía, podemos trazar metas de crecimiento y realizar seguimientos en diferentes períodos de tiempo

Algunas decisiones que se pueden tomar con la contabilidad

  • Recursos y pagos: haciendo un análisis de los bancos, cuentas por cobrar y cuentas por pagar, podemos   elaborar un calendario de pagos, así mismo, determinar si es necesario financiar algunas deudas y recurrir a préstamos con terceros
  • Salud financiera e inversiones: un análisis profundo de activos y pasivos, nos muestra la salud financiera de la empresa. Si es buena, la empresa tiene la capacidad de aprovechar nuevas oportunidades e invertir en nuevos mercados financieros, con la claridad del monto exacto de capital que se puede utilizar.
  • Análisis de inventarios y compras: revisando el comportamiento de los productos, podemos identificar aquellos con mayor rotación y nivel de ventas, para así, establecer un inventario óptimo que mantenga un equilibrio entre el costo del pedido y el costo de almacenaje
  • Rentabilidad por producto: Hacer un análisis profundo de los costos nos lleva a determinar que productos son más rentables y cuáles no, buscando el mayor beneficio para la empresa
  • Nuevos productos y servicios: por medio de la información de la contabilidad, los CEOS puede determinar si es necesario sustituir productos o servicios con nuevos productos que generen mayor posicionamiento y beneficios para la empresa
  • Presupuestos: una de las decisiones estratégicas mas importantes de los CEOS, es determinar hacia donde quieren llevar la empresa y cual va a ser su crecimiento. Los datos históricos de la contabilidad nos permiten realizar la planeación del siguiente ciclo productivo, estableciendo metas de crecimiento en volumen de ventas, optimización de costos y gastos, inversiones y cambios importantes en instalaciones y bienes inmuebles en general.

El éxito de las empresas, depende del conocimiento que tienen sus directivos del comportamiento del negocio y de las decisiones estratégicas que se tomen, por este motivo, es muy importante la información contable y financiera y para que este recurso influya en estas decisiones, debe estar disponible, ser confiable y que refleje la realidad del negocio.

¿Mi empresa necesita un BPO?

El BPO o “Business Process Outsourcing” consiste en tercerizar o subcontratar algunos procesos claves de tu empresa, pueden ser de carácter interno o externo con tus clientes. Las empresas usualmente tercerizan parte de estos procesos debido a que pueden gracias a ello enfocar a su equipo en tareas menos operativas y más estratégicas.

Usualmente las empresas tienden a tercerizar algunas funciones de manera típica como lo es su gestión contable y/o administrativa, entre otros procesos claves. Sin embargo, en los últimos años se ha tenido a la tecnología como gran catalizador de procesos que antes eran muy complejos de tercerizar. Las funciones financieras y de recursos humanos han sido áreas que han experimentado muchísimos cambios y en particular gracias al desarrollo de la tecnología y la digitalización hoy en día encontramos varias soluciones en el mercado que permiten la externalización o tercerización facilitando así los procesos financieros y de recursos humanos sin la necesidad de tener personal especializado contratado internamente.

A continuación encontrarás algunos de los procesos claves que puedes tercerizar con una empresa BPO:

  • Outsourcing Contable y/o Outsourcing de Nómina: A través de este tipo de apoyo podrás tercerizar completamente la función contable y de liquidación de nómina de tu empresa. Por medio de este tipo de empresas podrás digitar todos los movimientos contables en tu ERP, garantizar el cumplimiento con entes de control de impuestos y seguridad social y adicionalmente manejar todas las novedades de nómina (contratación, mantenimiento y liquidación)
  • Outsourcing Administrativo: Gracias a este tipo de acompañamiento podrás delegar muchas de las funciones diarias que requieren especial atención como lo es la coordinación del equipo de trabajo para cumplir con items de seguridad en el trabajo, manejo de proveedores y clientes para mantener al día su documentación interna, facturación y tesorería para garantizar los cobros y pagos necesarios para que sea exitoso el flujo de caja de la empresa, entre otros.
  • Outsourcing Financiero: Por medio de este acompañamiento algunas empresas soportan como BPO empresa de servicios financieros para apoyar con la planeación a futuro. Principalmente las empresas delegan sus necesidades financieras de creación y control del presupuesto, planeación y control del costeo de sus productos y servicios, soporte en decisiones de flujo de caja, creación y monitoreo de indicadores, entre otros.
  • Outsourcing de Recursos Humanos: En este tipo de apoyo las empresas encuentran la oportunidad de externalizar la contratación de su personal en outsourcing, el control de sus actividades en la empresa, el reporte de novedades de personal, el manejo de datos claves y la actualización de los mismos a lo largo del tiempo.

En general, el servicio BPO o outsourcing de empresas es un servicio que cada vez más permite a las empresas delegar funciones no críticas del negocio en otras empresas más especializadas con un talento enfocado en dichas funciones y por una fracción del precio, logrando así una externalización de costos y la reducción de los mismos a lo largo del tiempo. Si estás interesado en conocer algunos de los servicios de outsourcing que tenemos para ti, con gusto puedes conocer más aqui.

¿El flujo de caja sirve para entender la liquidez de mi empresa?

Primero es bueno recordar que es un flujo de caja; hace referencia a las salidas y entradas netas de dinero que tiene una empresa o su proyectado, tener esta información clara nos facilita identificar la capacidad de pagar deudas, convirtiéndose  en una excelente herramienta para medir el nivel de liquidez de una empresa y podemos indicar si se encuentra en una situación sana económicamente.

Al tener esta herramienta financiera actualizada podemos lograr tomar decisiones estratégicas basadas en algunas preguntas:

  • ¿Podemos comprar a crédito o contado?
  • ¿Podemos cobrar a crédito o contado?
  • ¿Tenemos la capacidad de invertir?
  • ¿Cómo es la mejor forma de pagar a nuestros proveedores?

El flujo de caja es uno de los mejores aliados al momento de realizar proyectos de esta forma podremos identificar posibles variables que puedan suceder como el déficit o liquidez.

Logrando ser útil para saber si nuestra empresa cuenta con liquidez, en otras palabras podremos saber si estamos haciendo las cosas bien. Las empresas con más liquidez son aquellas con una destacable rentabilidad, logrando los siguientes objetivos:

  • Plazo de cobro a clientes muy reducido
  • Plazo de pago a proveedores muy dilatado en el tiempo
  • Alto grado de eficiencia productiva.

Es bueno resaltar que la rentabilidad y liquidez son dos conceptos financieros diferentes pero están relacionados entre sí,  en un mundo ideal, los empresarios prefieren  hacer negocios de alta impacto de estos dos conceptos, pero una cosa es efectuar una venta y otra cosa es obtener el pago; de nada sirve vender un producto a un precio determinado (con rentabilidad) si no se recibe el pago correspondiente, que hace liquida la rentabilidad del negocio.

En conclusión ser rentables no significa tener liquidez,  la idea es lograr el mejor uso posible del dinero disponible.

Si llegas a tener inconvenientes de liquidez, se puede utilizar la financiación a  corto plazo, ya sea para anticipar cobros, aplazar pagos u obtener liquidez directa, pero para evitar estas opciones es mejor tener una herramienta de flujo de caja que te pueda apoyar a tomar decisiones a tiempo.

Si tienes dudas acerca de como crear una herramienta de flujo de caja para saber cómo va tu liquidez, podemos ayudarte en este tema y en cualquier otra duda, cuentas con Equity  Advisors para tus necesidades contables y financieras, si quieres puedes agendar una cita con un especialista aquí.

Los mejores indicadores financieros para mi empresa

Dentro del ejercicio financiero hay un sinnúmero de indicadores que sirven para medir la salud de una empresa. Estos abordan diferentes aspectos de los estados financieros como la liquidez, solvencia, endeudamiento y rentabilidad y dentro de la variedad que hay podemos destacar 5 que podrían servir para resumir el estado de la empresa.

Por un lado, tendremos la razón corriente. Este es uno de los indicadores más comúnmente revisados en términos de liquidez de la empresa y nos indica si con mis activos de corto plazo (típicamente cuentas por caja, cobrar e inventarios entre otros) sería posible cumplir con todas las obligaciones de corto plazo (pasivos corrientes) que tenemos. Si bien aritméticamente se desea que el indicador sea por lo menos 1 (indicando que tenemos 1 peso en nuestros activos corrientes para pagar nuestras obligaciones de corto plazo) el ideal es que esté por encima. Típicamente podría verse un valor de 1.5 como algo sano pensando en tener liquidez sin tener tampoco un exagerado recargue de cuentas pendientes por cobrar o acumulación de inventarios.

Por otro lado, y relevante pensando en lo anterior, se tiene el ciclo de conversión de caja (días de inventario + días de cobro de cartera – días de pago a proveedores). Si bien es deseable tener un nivel sano de activos corrientes y más si lo comparamos con pasivos corrientes, es deseable que nuestro ciclo se mantenga estable. El ciclo de conversión de caja acumula el efecto de días de inventario, días de pago a proveedores y días de cartera. Si más me demoro en cobrar y más me demoro en rotar mi inventario, lo más probable es que tenga escasez de caja y mes a mes sienta ese problema cuando veo al banco. Acá el mundo ideal es poder pagar a los proveedores mucho más tarde de lo que recaudo cartera y que el efecto de los inventarios sea bajo. No habría un número ideal en este punto pues varía según industria, proveedores y clientes. Las grandes superficies como clientes nos pagaran a 60 o 120 días y habrá grandes proveedores que no nos darán muchos días de pago. Sin embargo, lo que sí es tendencia en todas las industrias es buscar que el ciclo de conversión de caja lo más bajo posible. Si es negativo me estaría financiando con proveedores, pero con que sea bajo sabré que tantos días de caja necesitaré para operar en el futuro. Por esto se mencionaba que la acumulación desproporcionada de activos corrientes por si sola no era positiva, y es que mejorar la razón corriente a costa de tener un peor ciclo de conversión de caja finalmente afectará la liquidez de la empresa.

Pasando a unos indicadores un poco más avanzados tenemos como métricas claves el Z-Score de Altman, el Deuda/EBITDA y el análisis Du Pont. En primera instancia tendríamos el análisis Dupont. Este, en esencia, compara la rentabilidad de la empresa contra el patrimonio de la misma. Sin embargo, el sistema Dupont es muy poderoso pues busca discriminar este indicador en 3 partes, permitiendo identificar 3 indicadores subyacentes como lo son el margen neto, la rotación de activos y la relación activo patrimonio. Este análisis, de los más potentes en el mundo financiero, deja discriminar si las variaciones del ROE son por uno o más de estos indicadores y de acá es posible generar estrategias de acción. Mejorar el ROE significará mejorar alguno (o todos) los indicadores subyacentes.

En segunda instancia tenemos el Deuda/Ebitda. Este compara las obligaciones financieras de la empresa con el EBITDA (Utilidad operacional más depreciaciones y amortizaciones) para dar una luz sobre qué tan posible es que la empresa, con la utilidad operacional líquida que genera, pueda pagar la deuda financiera que tiene. Típicamente valores por debajo de 2.5x son aceptables y permitirían más endeudamiento, y hacia el 3.5x la situación se vuelve crítica con los bancos. Ahora, y como en todo, siempre hay casos atípicos. A Avianca, por ejemplo, se le veía un Deuda/EBITDA superior a 6x en años pasados. Pero el general de las empresas del país deberían mantenerlo por debajo de 2.5x idealmente.

Por último, tendremos el Z-Score. Este llamado indicador de quiebra es el resultado de unir varios indicadores diferentes en un modelo estadístico. El indicador toma el capital de trabajo, activo total, utilidades retenidas, utilidad operacional, patrimonio, pasivos y ventas para combinarlo en un solo indicador que da la salud financiera de la empresa. El Z Score combina de varias formas lo anteriormente mencionados para ponderarlos en el modelo estadístico y arrojar un valor único que típicamente está entre 0 y 6. El análisis estadístico realizado busca arrojar un valor único que indica si la empresa está en zona de peligro, en zona gris o en zona verde/tranquilidad. Las empresas que apliquen este indicador no solo querrán saber cómo están, sino monitorear mes a mes que se estén acercando más a la zona de seguridad, que típicamente está por encima del 3 y no que se acerquen a zona roja, la cual puede ser debajo del 1.5).

Como se puede ver, con estos 5 indicadores o análisis financieros se cubren gran cantidad de los capítulos financieros de una empresa, es posible monitorear la rentabilidad, la liquidez, el endeudamiento y la posibilidad potencial de quiebra. Más aún, el aplicar todos simultáneamente implica que se están monitoreando todas las aristas financieras de la empresa y no solo una dimensión.